Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia financió un centro de fomento infantil y juvenil en Ulán Bator.

Los niños y jóvenes con discapacidad mental y física en Mongolia no disponen de instalaciones ni de asesoramiento o tratamiento profesional. Solamente hay unos pocos servicios de atención para los padres de niños discapacitados, unos pocos parques infantiles para niños con discapacidad mental o física, así como unas pocas organizaciones no gubernamentales que se ocupan de los niños discapacitados.


La mayoría de las veces, los niños y jóvenes discapacitados son atendidos en sus casas por miembros de la familia. Siempre encontraremos a familias que se avergüenzan de su hijo discapacitado y que reciben malos consejos de los médicos mongoles o que no han sido debidamente informadas sobre la discapacidad de su hijo.

El apoyo y el tratamiento adecuado de un niño con discapacidad son a menudo insuficientes. La asociación alemana Círculo de amigos Mongolia y la asociación suiza Círculo de amigos Mongolia crearon junto con la ONG mongola Enereliin Tuuchee un centro de terapia infantil en Ulán Bator, la capital de Mongolia. Los niños discapacitados reciben tratamientos de fisioterapia y ergoterapia, así como servicio de cuidados para niños con discapacidad física o mental leve o grave en un centro de asistencia. Desde 2012, nueve profesionales alemanes y suizos ayudan en un proyecto de trabajo voluntario.

Seit Oktober 2013 werden Kinder und Jugendliche mit Beeinträchtigung in einer Tagesstätte betreut und gefördert. Da sich die Tagesstätte jedoch in kleinen Kellerräumen und die Therapie-Praxis in einer fünf Minuten entfernten kleinen Wohnung befand, ist das Kinder-Therapie-Zentrum im September 2015 auch durch die Unterstützung der Regine Sixt Kinderhilfe Stiftung in ein Mietshaus umgezogen.

Desde octubre de 2013, los niños y jóvenes discapacitados son atendidos y fomentados en un centro de asistencia. Debido a que el centro de asistencia se encontraba en un sótano y las terapias se realizaban en un pequeño apartamento a cinco minutos de distancia, el Centro de terapia infantil se trasladó en septiembre de 2015 a una casa de alquiler gracias a la subvención de la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia.

Desde junio hasta mediados de agosto, la nueva casa fue renovada, acondicionada para personas discapacitadas y equipada con muebles nuevos. El centro de fomento cuenta con 370 metros cuadrados y ofrece espacio para tres grupos de hasta 30 niños discapacitados (anteriormente podía acoger a hasta cinco niños). Hay una gran sala para realizar prácticas de fisioterapia y una sala para ergoterapia.

Además, se convirtió una habitación separadas en una sala de descanso/sala Snoezelen equipada con efectos de luz y cómodas sillas y camas, que proporcionan descanso y fomentan la percepción sensible de los niños discapacitados. Así mismo, también hay una sala de encuentro con los padres/sala de reunión, así como dos habitaciones para el taller protegido/taller de fieltro. En el proyecto, los estudiantes, padres solteros y sus hijos, niños y adolescentes enfermos y discapacitados reciben regularmente una ayuda financiera gracias a los padrinazgos. Varias veces al año se distribuyen los donativos en especie a las familias. En el proyecto «taller Mongolia» (taller de fieltro, cuarto de costura, taller de madera) se fomenta la independencia de los mongoles y se integra a las personas discapacitadas.