Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia colaboró con la Asociación Ein Herz für Kinder para construir un pabellón escolar en Tanzania.

En Mtwara, se construyó un pabellón escolar en el que los niños de la casa de acogida reciben sus clases matutinas. Por la tarde, otros niños del centro utilizan esas mismas aulas para realizar todo tipo de actividades pedagógicas o lúdicas. Además, también disponen de ellas para hacer sus deberes. En muy poco tiempo, el pabellón escolar se convirtió en una parte fundamental de la vida cotidiana de los niños y sus madres adoptivas. El pabellón escolar fue financiado por la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia y la Asociación Ein Herz für Kinder como proyecto en común, con el fin de garantizar su construcción.

Tan solo se tardaron 8 meses. Lo principal fue adaptar el mobiliario a las necesidades de los jóvenes estudiantes.

Todo se desarrolló según lo esperado y no hubo ningún imprevisto que impidiera abrir sus puertas al público.