Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia financió la construcción y el acondicionamiento de un parvulario de educación especial para niños discapacitados de Cluj, en colaboración con la Orden de Malta.

El parvulario de educación especial de la Orden de Malta en Cluj (Rumanía) acoge actualmente a 21 niños, junto a sus familias, con problemas severos de motricidad y otras discapacidades asociadas. Es el único centro capaz de tratar a niños discapacitados en edad preescolar en toda la ciudad y con el apoyo de la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia seguirá haciéndolo durante algún tiempo más.


En Rumanía, las vidas de los niños con discapacidad motora o mental son particularmente difíciles y, con frecuencia, son aislados de la comunidad. El parvulario de educación especial es una bendición para los niños y sus familias, ya que rara vez reciben apoyo médico o del Estado. Los niños de entre 2 y 9 años son atendidos en la unidad de cuidados intensivos, entre las que se incluyen sesiones de fisioterapia, logopedia, estimulación cognitiva y sensorial, pedagogía y formación para mejorar sus grados de independencia. Los padres, además, se benefician de la supervisión de profesionales, así como de consejos pedagógicos y sociales.

Gracias a nuestra donación, pudieron llevarse a cabo la rehabilitación del edificio y parte de su acondicionamiento, además de la construcción de un parque infantil para niños discapacitados. Esta donación permitirá a los niños recibir un mejor cuidado por parte del personal cualificado, con el fin de facilitar su integración en la sociedad. En 2014, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia equipó al parvulario con ordenadores y otros dispositivos electrónicos.