Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia ha financiado la construcción de cuatro aulas para niños sin hogar en Rundu, en colaboración con la Misión de Don Bosco.

Desde 1998, los Salesianos de Don Bosco trabajan en Rundu (Namibia), la segunda ciudad más grande del país. El número de niños sin hogar y afectados por el SIDA de entre 9 y 17 años de edad está creciendo de manera constante (es uno de los 5 países del mundo más afectados por el SIDA). Por ello, hay muchos niños sin hogar que necesitan comer y cubrir sus necesidades básicas.


El centro juvenil Don Bosco cuenta con un terreno de 2 hectáreas y se ocupa de los niños de la población más afectada por la pobreza. Aquí no solo son formados, sino que también pueden conseguir comida, jugar o asearse. Con la ayuda de los programas de rehabilitación y terapia familiar, se les intenta reinsertar en sus familias si es que las tienen.

El objetivo principal es reinsertarlos en la sociedad. Unos cursos de alfabetización y una formación básica son necesarios para reinsertarlos en el sistema público de educación.

El centro consta de un gran salón de actos, una cocina y unos baños. Con la donación de la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia se construirán 4 aulas para que un mayor número de niños sin hogar tenga acceso a la educación y a las diferentes actividades. Además, queremos construir una oficina para asesorar y atender a los niños sin hogar en memoria del querido esposo y padre de la familia Gross.