Saltar al contenido principal

Triste pero cierto: en todo el mundo los niños son víctimas de violencia, a menudo incluso en su propia casa.

Cuando los padres son drogadictos o alcohólicos y no pueden ocuparse de la educación a sus niños, interviene la Oficina de protección de menores y se lleva a los niños a un lugar seguro. Junto con WIZO, Secando pequeñas lágrimas vela para que tales niños reciban una oportunidad.


La Fundación financia la construcción de una sala Snoezelen en un hogar infantil de Israel. Este concepto holandés permite a los más pequeños superar los déficits de desarrollo. A través de los efectos de iluminación, sonidos, materiales táctiles y finos aromas se estimulan los cinco sentidos para que los niños pequeños superen sus traumas en un ambiente protegido.

El centro para niños en peligro «Beit Pa’amonim» en Israel acoge a 25 niños pequeños y los acompaña en su camino hacia un buen futuro. Con WIZO, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia tiene un socio local con experiencia: se ha comprometido como una organización benéfica femenina que vela por los niños y mujeres desfavorecidos, más allá de la pertenencia religiosa y nacional.