Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia, en colaboración con la Asociación Ein Herz für Kinder, financió la reconstrucción de un colegio y un parvulario tras el terremoto de enero de 2010.

El terremoto que tuvo lugar en enero de 2010, destruyó por completo el colegio y el parvulario de La Garenne. Con un claustro formado por 12 profesores, ambos centros acogían a 290 niños antes de que el terremoto acabará con la vida de 70 de ellos.


Intentaron llevar a cabo la reconstrucción del colegio y el parvulario por su cuenta, pero debido a que el Estado nos les concedió ninguna ayuda y que los padres apenas podían pagar las cuotas mensuales de escolarización de sus hijos, enviaron una petición de ayuda a la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia y a la Asociación Ein Herz für Kinder.

Se tuvo que encontrar un nuevo emplazamiento para los dos centros educativos, ya que el antiguo edificio había quedado prácticamente en ruinas. Además de la compra de los terrenos, la construcción del complejo escolar y un muro que protegiera la propiedad, se equiparon todas las aulas.

En abril de 2010, las obras iban tan avanzadas que llegó la hora de acondicionar el interior del complejo. En ese momento, 100 niños pisaron por primera vez ambos centros.
Un año más tarde, en abril de 2011, el colegio y el parvulario de La Garenne pudieron acoger a 210 alumnos con total normalidad.