Saltar al contenido principal

Después de las medidas de emergencia proporcionadas en 2015, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia organizó junto con la organización de la Orden de Malta una recolecta de mantas y tiendas de campaña para enviarlos a la zona donde había ocurrido la catástrofe.

En abril y mayo de 2015, se produjeron en Katmandú y sus valles vecinos varios terremotos importantes, el más fuerte de los cuales alcanzó un valor máximo de 7,8 en la escala sismológica de magnitud de momento (Mw) el 25 de abril a 80 kilómetros de Katmandú.


8000 personas murieron y 22 000 resultaron heridas entre el desprendimiento de rocas y las casas derrumbadas. Hasta hora, es la mayor catástrofe en la historia de Nepal.

Los fuertes terremotos son comunes en la región debido a que la llamada placa indio-australiana se desplaza lentamente desde hace millones de años hacia la placa euroasiática, se «amontona», entre otros, en las sierras del Himalaya y se descarga en forma de los bruscos terremotos como el más reciente en primavera de 2015.

Inmediatamente después del inicio del terremoto, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia organizó junto con la organización de la Orden de Malta una recolecta de mantas y tiendas de campaña para enviarlos a la zona donde había ocurrido la catástrofe.

 

Además de la ayuda de emergencia, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia se comprometió a actuar en las tres áreas principales: educación, cuidados y sanidad.