Saltar al contenido principal

Remodelación del hogar de Cáritas destinado para los niños de la calle en Bucarest.

Hace ya 25 años que se fundó la casa de San Juan en el norte de la capital rumana, Bucarest. Bajo la responsabilidad de Cáritas, tanto los niños de la calle como los niños de familias socialmente vulnerables encuentran aquí un nuevo hogar.


Los niños desarrollan sus talentos de forma individual en pequeños módulos para mejorar sus perspectivas de futuro. Al mismo tiempo no, se olvida del objetivo principal: permitir que un día los niños regresen a sus familias. Debido a la gran cantidad de niños y adolescentes que han aceptado la oferta de la institución en los últimos años, se ha aumentado la necesidad de realizar múltiples obras de renovación.

Secando Pequeñas Lágrimas, en colaboración con Caritas Bucarest, promueve la remodelación de varias habitaciones infantiles, la creación de una sala de terapias y la ampliación de una sala común para que más niños puedan ser atendidos en el futuro.