Saltar al contenido principal

El Centro de Atención Pediátrica Oncológica Nacional de Stuttgart (HOPPS, por sus siglas en alemán) recibe un vehículo para el cuidado ambulatorio de niños gravemente enfermos.

Un coche por una buena causa: la iniciativa Secando pequeñas lágrimas de la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia ha donado un Citroën DS 4 al HOPPS. El vehículo será utilizado por la organización de ayuda para extender la atención ambulatoria a los niños gravemente enfermos. De esta manera, los médicos y ayudantes pueden visitar a más niños en su entorno familiar.

 

El coche es una donación de Citroën Deutschland a la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia. Los empleados de Sixt han visitado a los niños en la clínica de Stuttgart varias veces durante la Pascua y la Navidad y les han hecho olvidar la rutina diaria de la clínica durante algunas horas.


En esta ocasión, los ayudantes de HOPPS expresaron la necesidad de otro vehículo. Los empleados transmitieron esta petición a la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia, que pudo ayudar rápida y fácilmente. La entrega del coche se llevó a cabo en presencia de numerosos representantes de la clínica de Stuttgart, Citroën Deutschland, los responsables de la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia y los empleados comprometidos de la empresa Sixt.

Regine Sixt:

Es muy importante que los niños gravemente enfermos puedan ser cuidados en casa y en su entorno familiar. Me complace mucho que nuestra donación apoye el trabajo ambulatorio de HOPPS en la región y contribuya así al tratamiento integral de muchos niños enfermos. Por lo tanto, quiero dar las gracias a Citroën por la generosa donación que ha hecho posible este proyecto.

 

Prof. Dr. Stefan Bielack, director médico de Pediatría 5:

Agradecemos a la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia toda la ayuda prestada. El nuevo vehículo nos será de gran utilidad para poder socorrer a los niños gravemente enfermos, incluso después de haber sido dados de alta del hospital..