Saltar al contenido principal

Después de las medidas de emergencia proporcionadas en 2015, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia ayuda ahora en la construcción de una Bungamati Family House para los niños que se quedaron huérfanos por el terremoto en Nepal.

En abril y mayo de 2015, se produjeron en Katmandú y sus valles vecinos varios terremotos importantes, el más fuerte de los cuales alcanzó un valor máximo de 7,8 en la escala sismológica de magnitud de momento (Mw) el 25 de abril a 80 kilómetros de Katmandú. 8000 personas murieron y 22 000 resultaron heridas entre el desprendimiento de rocas y las casas derrumbadas.


Hasta hora, es la mayor catástrofe en la historia de Nepal. Los fuertes terremotos son comunes en la región debido a que la llamada placa indio-australiana se desplaza lentamente desde hace millones de años hacia la placa euroasiática, se «amontona», entre otros, en las sierras del Himalaya y se descarga en forma de los bruscos terremotos como el más reciente en primavera de 2015.

Inmediatamente después del inicio del terremoto, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia organizó junto con la organización de la Orden de Malta una recolecta de mantas y tiendas de campaña para enviarlos a la zona donde había ocurrido la catástrofe. Además de la ayuda de emergencia, la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia se comprometió a actuar en las tres áreas principales: educación, cuidados y sanidad. Especialmente graves fueron las consecuencias del temblor del siglo para la ciudad de Bungamati, en la que la Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia organizó un abastecimiento duradero.

Así, en colaboración con la cónsul general de Nepal, Ann-Katrin Bauknecht, y la organización humanitaria MAITI-Nepal surgió el proyecto Family House en la ciudad de Bungamati, situada a unos ocho kilómetros de Katmandú. Aquí se atendería a los futuros huérfanos y se les daría una educación escolar.

La construcción planeada de la Bungamati Family House en la Escuela cooperativa Tri Ratna empezó en noviembre de 2015 y estará dirigida a los huérfanos que recibirán allí una completa asistencia y educación escolar. El proyecto se ubica en la zona rural del distrito de Lalitpur, a unos ocho kilómetros de la capital, Katmandú, y se integrará en el centro del pueblo de Bungamati.

La Family House podrá acoger hasta diez niños y voluntarios. Está previsto que el edificio tenga habitaciones separadas para niños y niñas. Es muy importante ofrecer a las niñas un hogar seguro. Todas las niñas, independientemente de la edad, están en gran peligro desde el terremoto de Nepal. Son secuestradas por los comerciantes de niñas y enviadas a la India, donde se ven obligadas a ejercer la prostitución o realizar trabajos infantiles. Actualmente, entre cinco y diez trabajadores trabajan cada día en el proyecto, subvencionado por los ayudantes alemanes, entre ellos dos estudiantes de Alemania. Sin embargo, se necesitan muchas más donaciones para completar la construcción lo antes posible y dar a los niños lo más rápido posible una vivienda protegida, segura y amparada.