Saltar al contenido principal

La Fundación Regine Sixt de Ayuda a la Infancia financió la ampliación de salas de tratamiento del centro, en colaboración con Lifegate.

Beit Jala, el barrio mayoritariamente cristiano de Belén, es conocido por muchos como la "puerta a la vida". De ahí nació el centro de rehabilitación LifeGate, cuyo nuevo pabellón fue inaugurado en junio de 2012.

El complejo cuenta con un colegio de educación especial que acoge a un total de 40 niños discapacitados y una guardería, donde se llevan a cabo todo tipo de terapias a través de actividades, charlas y música.

LifeGate apoya a los niños afectados en todos los ámbitos de su vida, ofreciéndoles formación (con cursos y puestos de trabajo), rehabilitación hospitalaria (con las operaciones e intervenciones médicas pertinentes), múltiples terapias y un suministro de becas. Sin duda, LifeGate desempeña una labor pionera, puesto que hasta la fecha no hay ningún otro servicio en la región que cubra sus necesidades educativas.